Cómo ahorrar reciclando en el trabajo

Cómo ahorrar reciclando en el trabajoAhora que ya es septiembre, la gran mayoría hemos vuelto al trabajo y a los demás nos queda poco. Por eso es el momento perfecto para marcarnos nuevas pautas más responsables y nuevos retos que esta vez sí asumiremos. En Crédito Zen creemos que aplicar el reciclaje en la política de una empresa es vital porque todos podemos ayudar a cuidar nuestro entorno, incluso en el lugar de trabajo. ¿Y tú? ¿También piensas así?¿Cómo podemos aplicar el reciclaje en la empresa?Muy sencillo. Básicamente reduciendo el consumo, reutilizando los productos que sea posible y reciclando todo aquello cuanto podamos. Os dejamos algunos consejos muy fáciles de llevar en vuestro día a día. El papel. ¿Sabías que existen empresas especializadas en reciclar el papel utilizado en las oficinas? Estas facilitan cajas a las compañías para que lo amontonen y después, pasan a recogerlo cada cierto tiempo. Los cartuchos de tinta y toners. Como ocurre con el papel, también hay empresas especializadas que se encargan de recoger los cartuchos vacíos para reutilizarlos. El plástico del que están hechos los cartuchos tardan más de 1000 años en descomponerse. ¿Qué mejor idea que darle un segundo uso para contribuir a la causa? Los pequeños gestos también son importantes. La basura. Los deshechos que acumulamos en la oficina, al igual que en casa, pueden ser separados según su composición. Esto es tan sencillo como poner lugares separados donde depositar cada cosa, clasificándolos por vidrio, papel o cartón, plástico, metal y materia orgánica. Y, por supuesto, lo mismo con pilas y baterías, que también podemos depositar en lugares especializados para su reciclaje. Así contribuiremos de forma responsable con el cuidado del medio ambiente. Usar vasos de cristal o tazas. En muchas ocasiones, utilizamos vasos de plásticos en las oficinas para beber agua durante la jornada laboral o tomar un café. ¿Porque no llevar vasos de casa o comprar algunos para los empleados? Con el uso de vasos de cristal o tazas reduciremos notablemente el impacto medioambiental que provoca el consumo masivo de plástico. No dejes encendidas luces, refrigeradores o calefacciones innecesarias o en momentos en los que no vayas a estar en la oficina. Incluso los ordenadores en “stand by” consumen energía sin a veces ser conscientes de ello. En definitiva, todos estos trucos tan simples son sólo algunas ideas fáciles de implementar que cambiarán nuestra rutina y nos permitirán ahorrar un poco más. Crédito Zen empieza septiembre con la intención de cuidar el medio ambiente, poniendo nuestro granito de arena particular. ¿Se te ocurren más cosas?



Deja un comentario

Rankie WordPress Plugin