La economía colaborativa: un nuevo modelo comercial al que España debe adaptarse

La economía colaborativa: un nuevo modelo comercial al que España debe adaptarseLas nuevas tecnología y su constante evolución han afectado directamente a muchos sectores de nuestra sociedad, no sólo a aquellos negocios de más carácter tradicional, sino también a las grandes empresas del sector servicios. Éstas se han visto afectadas con las nuevas modalidades comerciales que permiten que el usuario sea más independiente y autónomo a la hora de participar en la adquisición y oferta de productos y/o servicios. Esta tendencia, es lo que se ha definido como economía colaborativa. ¿Has oído hablar de ella?El auge de la economía colaborativa entre usuariosCada vez son más las plataformas que se suman a esta tendencia aplicándola a muchos sectores.Lo que en un principio fue una revolución en servicios como los alojamientos turísticos o la consecución de taxis con plataformas como AirBnb y Uber respectivamente, hoy se ha expandido a otros sectores como la restauración, la limpieza del hogar o incluso la sanidad, en la que ya vemos la posibilidad de contratar a médicos a domicilio en tiempo real y a un sólo clic.Como característica principal de estas actividades comerciales, además de la rapidez y sencillez de su proceso, vemos que la relación viene dada directamente entre usuarios que ofrecen y demandan los productos y servicios ofertados a través de plataformas online.Sin duda, uno de los ámbitos comerciales que más se han visto afectados en esta dinámica comercial ha sido el sector del ocio. Aquí no sólo se han sumado plataformas en las que nos recomienden lugares y empresas dedicadas al tiempo libre sino que la aparición de redes sociales (generalmente de pago) para ligar o conocer a gente con la que compartir actividades está viviendo una auténtica revolución.Estas plataformas que propulsan la economía colaborativa entre usuarios suelen ser, salvo excepciones, de inscripción gratuita y funcionan a través de la geolocalización. Desde un punto de vista ético, este sistema puede verse como un acercamiento al comercio justo e incluso como una actividad solidaria entre usuarios.Sin embargo, desde un punto de vista comercial en el que el modelo tradicional de negocio pierde fuerza, puede suponer la ruina para ciertos sectores que no sean capaces de adaptarse a las exigencias del mercado actual.Para ello, las empresas deben apostar por adaptarse a estos nuevos modelos de mercado y deben escuchar las verdaderas necesidades del usuario intentando satisfacerlas mediante ideas innovadoras en las que su experiencia en el mercado sea un valor añadido.



Deja un comentario

Rankie WordPress Plugin