ESPAÑA BAJA SU DÉFICIT EXTERIOR

ESPAÑA BAJA SU DÉFICIT EXTERIORDesde 2012, la economía por cuenta corriente de España ha registrado balances anuales positivo basados en la medición de saldo neto entre ingresos pagos al exterior, superando una etapa negra en los años previos a la crisis desde 2008.Las previsiones del Gobierno para 2017 son alentadoras según el estado positivo de la balanza de pagos por quinto año consecutivo de mejoría en la actualidad, augurando un superávit que empujará el PIB a un 2.3% de mejoría.A pesar de estos datos esperanzadores, existen ciertos puntos débiles en nuestra economía que deberían ser tratados con cautela y así, reforzar los cimientos de nuestro modelo económico.Poca autosuficiencia energéticaEspaña es un país dependiente del exterior en términos energéticos. Mientras que el superávit económico viene impulsado básicamente por sectores como los servicios y el turismo, el sector energético acumula un déficit desde ya hace unos años. Esta situación es complicada de corregir ya que supondría un aumento de producción doméstica de energía y, además, hay que tener en cuenta que la intensidad energética de España es muy elevada.A pesar del saldo comercial negativo que presenta España en el sector de las energías, en el pasado mes de junio se batió un récord en sus exportaciones durante el primer semestre de 2016, superando en un 2,3% al mismo periodo en el 2015.El Ministerio de Economía y de Aduanas, según sus datos, afirma que tras los buenos resultados en los años previos a 2008, los intercambios comerciales en España volvieron a ser negativos debido al aumento de la demanda nacional.Además, las condiciones de la Unión Europea en materia de exportaciones e importaciones en las que se mostraba una fuerte desaceleración durante el periodo 2014-2015, supusieron que su lento crecimiento afectará a la situación de nuestra economía.El Turismo sigue siendo el principal motor la economía EspañolaEl escenario que muestran los datos citados previamente ha permitido que el Gobierno plantee un plan de recuperación similar al que se impulsó previamente a la crisis, con referencia a la histórica dependencia del sector turístico por parte de nuestra economía.El turismo sigue siendo el mayor impulsor de la economía española y, gracias a sus remesas, la balanza de pagos se ha ido viendo fuertemente equilibrada año tras año. Según datos del Banco de España, el sector turístico logró un superávit de 11.167 millones de euros entre enero y mayo de 2016. A estos datos, hay que añadirle la ventaja comparativa que ha sufrido España al ser considerada como destino turístico respecto a otros países mediterráneos como Túnez o Turquía, cuyas inestabilidades políticas y sociales han frenado radicalmente la llegada de turistas.



Deja un comentario

Rankie WordPress Plugin